Betsy Garcia

Adoración en todo tiempo…

Salmos 34 dice: “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca”. Este Salmo describe cómo buscando y adorando a Dios podemos ser librados de los temores y angustias. También habla de la importancia de confiar en Dios y llama “dichosos” a quienes en El confían. Nos da esperanza para momentos de aflicción y seguridad en momentos de quebranto de corazón y espíritu. En todo tiempo, no importando la circunstancia, nuestro Dios es digno de adoración.

La palabra alabanza tiene muchos significados, desde la definición del diccionario de “reconocer las cualidades de algo o alguien mediante expresiones o discursos favorables”, hasta el significado que tú le has dado con tu estilo de vida. ¿Qué es alabanza y adoración para ti? En la palabra de Dios encontramos instrucciones de cómo alabar a Dios, y también nos dice quién es el Dios a quién adoramos. Alabanza y adoración es una acción de fe pero también es una acción del espíritu y del entendimiento. Haremos de estas dos palabras un estilo de vida mientras más conozcamos a quién alabamos y cómo podemos hacerlo.

Cuando adoras a Dios expresas tu dependencia absoluta a El. En Salmos 63:4 (TLA) dice “Te bendeciré mientras viva, y alzando mis manos te invocaré”. Levantamos manos con acción de gracias por lo que hemos recibido y por lo que esperamos recibir. Nuestra fe es activada cuando declaramos adoración y alabanza a Dios. “Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti, cuando alzo mis manos hacia tu santo templo” Salmos 28:2 (RV60).

Alabanza también es celebrar con palabras. Es cuando lo que está en tu corazón es expresado a través de tus labios. Es hablar bien de alguien. Estoy segura que has recibido bendiciones o milagros de Dios. ¡No calles lo que Dios ha hecho en ti! Alaba Su nombre y declara lo que El puede hacer. Mientras más conozcas a Dios, mayor será la magnitud de tu alabanza. “Aleluya, Alabado sea el Señor. Den gracias al Señor porque El es bueno, Su gran amor perdura para siempre” salmo 106:1 (NVI)

Cada persona se expresa de maneras diferentes. En tu propia expresión no dejes de declarar victoria y alabanza. “Tu amor es mejor que la vida; por eso mis labios de alabarán” Salmos 63:3.

Adoración es rendirnos ante Dios y humillarnos ante Su presencia. Nunca olvides que cada vez que entramos a Su presencia somos transformados y nuestras fuerzas y fe aumentan. Si tu manera de expresar adoración y alabanza a Dios es por medio de algún instrumento, danza o tu voz, hazlo con libertad declarando Su Grandeza. “Cántenle, entónenle salmos, hablen de todas sus maravillas. Siéntanse orgullosos de su santo nombre; alégrese el corazón de los que buscan al Señor”. Salmos 105:2-3

Adóralo con cántico nuevo; adóralo con tu vida como sacrificio santo; adóralo con tu espíritu, tu alma y tu cuerpo. Recuerda que Dios busca adoradores en Espíritu y Verdad. (Juan 4:23) Vivamos en verdad, experimentemos su poder, declaremos alabanza y anhelemos Su Espíritu… En todo tiempo.

“Adoración es entregar algo como acción de gracias por una promesa de vida. Es un asunto del corazón”

Staci Eldredge 

freedoms