Betsy Garcia

Somos casa de adoración

              POR BETSY GARCÍA

»Las generaciones futuras deberán ofrecer siempre este holocausto al Señor. Lo harán a la entrada de la Tienda de reunión, donde yo me reuniré contigo y te hablaré,”  Exodo 29:42 NVI

 

Mi búsqueda diaria es ser Su casa! Un lugar de encuentro en donde Dios pueda habitar, hablarme y así, disfrutar su presencia.  #Somoscasadeadoración para mi significa que en mi corazón siempre Dios encuentre agradecimiento y honor para El. Que disfrute habitar en mi corazón y reciba la gloria. Que El pueda ver cumplido Su propósito en mi vida: Haber sido creada para alabanza de Su nombre.

 

“según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,  en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,”  Efesios 4:1-7

Por naturaleza hay alabanza y adoración dentro de nuestro corazón, algunas veces enfocada de la manera correcta y llena de propósito;  y algunas veces sin rumbo. Creo en la importancia de la enseñanza acerca de temas relacionados a la adoración porque debemos conocer qué y a quién adoramos.

Estas enseñanzas son vitales porque una vida de adoración siempre dará gloria a Dios.  Y si estas semillas y principios de adoración los sembramos desde la temprana edad, empezarán a dar fruto también a temprana edad!

Tuve la bendición de recibir estas semillas desde pequeña por medio de mis padres, familia, maestros y mentores. Y en las diversas etapas de mi vida han dado fruto y también me han fortalecido para seguir adorando a Dios en todo tiempo.  La Palabra de Dios nunca regresa vacía, seamos buena tierra para que esa semilla logre germinar.

Cuando conocemos más a Dios, podemos llegar a amarlo aún más y así serle fiel en todo momento.  Cuando decidimos servirle es porque tenemos un corazón agradecido, comprometido a ver Su gloria en nuestra vida y en la de alguien más.  Y así, ser parte de un equipo de hijos e hijas de Dios que han aceptado un reto de obedecer la voz de Dios y trabajar para Su Reino.

Es mi oración que la vida de muchos, incluyendo la mía, sea hallada como ofrenda agradable a Dios  en adoración, pacto, amor y servicio; y pueda ser llamada: casa de oración.

 

 »A los extranjeros que me adoran, que respetan el día de descanso, y son fieles a mi pacto, yo los traeré a mi monte santo y los haré dichosos en mi casa de oración. Si esos extranjeros me adoran, me sirven y me aman, yo aceptaré los sacrificios que ofrecen sobre mi altar, porque mi casa será llamada: “Casa de oración para todos los pueblos”. Isaías 56:7 (TLA)

 

Jesús pagó el precio por mi salvación, mi libertad y ahora soy llamada hija de Dios.  Quiero ofrecerle una casa de adoración.

#somoscasadeadoracion  Un corazón que vive para adorar a un Dios que conoce muy bien!